Día 7 en el País sin Surf. Gabba Gabba Hey! Parte I.

Half of the people can be part right All of the time.

Some of the people can be All right part of the time.

But All the People can’t be All right All of the Time.

I guess Bob Dylan said Abraham Lincoln said that.

Comedia = Tragedia + Tiempo.

Ojo que viene historia. No hay asesinos locos detrás de esquinas y tampoco salen cosas sobre surf. Si fuera yo, ahora mismo decía – ¿Que no hay surf?, pues hasta luego carrozas.- Pondría un comentario en el blog al estilo de “Viva el Surf” y a la cama. Pero ojo, que sé que también leen el blog personas serias, así que por ellos voy a contar la historia de la vez que me fui en pantalones cortos a “esquiar”. Empieza fuerte, lo sé.

Acto I

Suena el despertador, como no podría ser de otra manera a las 6 de la mañana de un sábado. ¿Y qué es lo que le hace a Kevin levantarse privándose de lo que es la droga más dulce del mundo (dormir y soñar) (sí, es gay, lo sé, pero con esto del facebook se me habrá pegado algo)? Pues había quedado con mis amigos Nathan, John y Abishenk (Indio, mazao, miedica, millonario, NEXT). Había quedado con ellos para hacer Hiking. ¿Que qué es el hiking? Aaaamigo. Pues en ese momento yo no lo sabía, me habían comentado el plan de pasada y yo me había apuntado totalmente sin pensar. ¿A qué suena Hiking (Pronunciado hjayking)? A que suena como a algo suave y placentero en plan, ayer estuve haciendo hiking, no veas qué relax, y qué bien te sientes luego. … JA, JA, JA. dejémoslo en que no voy a explicar de qué se trata.

Pues bien, me levanto a las 6 de un SÁBADO, porque habíamos quedado a las 8:30 en la estación de Zurich para coger un tren a las 8:34. Desayuno una barbaridad, y hago un mapa mental de lo que me toca. (Bici hasta la estación de Döttingen, Tren hasta Baden, Tren hasta Zurich, llegas a las 8:25, tienes 5 minutos para encontrar a tus amigos en la estación). -Joder cómo me sigue estresando esto-. El tener móvil nos ha hecho muy despreocupados y decir cosas como  – Nos vemos en la estación de Zurich–  porque como estamos acostumbrados a que cuando estas ya allí, preguntas por whatsapp dónde estás y todo arreglado. El problema es quedar en “La estación de Zurich” y no tener móvil. Ese soy yo. Y como la estación de Zurich sólo mide un par de km de largo pues vas a hacer lo que te gusta (Casi parece que sí)… Corriendo por toda la estación, con una mochila que pesaría 10 kg a la espalda para acabar encontrando a tus amigos empapado en sudor, con aroma a mendigo y con una sonrisa que estoy seguro transmitía: -Oh amados dioses, gracias por aceptarme y haberme encontrado-. Qué buena primera impresión causé a Abishenk, estoy seguro.

Sentados ya en el tren y más relajado, me miran John y Nathan las zapatillas.(Zapatillas de deporte de correr). Nathan tenía una mirada un poco acusadora y le pregunto -s’up men?- Y me dice -Esas zapatillas que traes son waterproof no?- En ese momento comprendí que mi idea del hiking podía estar equivocada. -Ehmm pues no lo see.. ehm creo que no.- Y me responde  -Haha Eres un tipo duro entonces…- Oh dios, tipo duro ? Mierda algo va mal. Pero el hiking no era ir al bosque a hacer un poquito el capullo?… y luego emborracharte a cerveza? Dónde te has metido esta vez Kevin?. Ante la duda pregunté: -¿Pero no íbamos al bosque a hacer senderismo?. Y me responde: -Claro! Pero a los Alpes Italianos. ¡La madre que me parió! A los Alpes?? Joder, todo por no mirar en Google earth donde estaba el Airolo ese de los cojones donde íbamos. Pensé que íbamos aquí al lado y no amigo, no. Pues nada, 2 horas de tren hasta que llegamos a destinaçao y empieza la aventura…

funicular

Después de diecisiete transbordos ya solo quedaba la subida en funicular. (A dónde?) Empezó a subir a subir y a subir. Hasta ganar 800 metros en 5 minutos. He de decir que las vistas eran espectaculares, pero según subías más y más eran aún mejores. La verdad es que tienen un país bonito estos suizos. Si fumase tabaco me fumaría cajetillas y cajetillas con estas vistas… Pero aquí no se fuma.

Llegamos hasta el final del funicular y mochilas a la espalda empezamos a caminar. (caminar, en dirección ascendente). Comenzamos a andar, y empiezo a notar una sensación extraña en los gemelos, como un paño mojado que me acaricia. No le hago demasiado caso por ahora…

Las primeras dos horas de caminata se pasan volando. La gente todavía está charlando, hay bromas e incluso te paras a menudo a contemplar el paisaje. Sí, y digo te paras, porque esta es una de las grandes cosas que no entiendo del Hiking: “Eso es! andemos por los lugares más maravillosos del mundo, pero que sean, a ser posible lugares llenos de piedras, raíces o agujeros, en los que si no miras en dónde pisas, te matas. Así consigues estar andando por sitios cojonudos… teniendo que mirar al suelo todo el rato”. No es posible contemplar, y andar, mi primera caída da fé de ello…

BUMM!, caigo al suelo de rodillas y otra vez esa misma sensación en las piernas… Ah coño! Pero si es que voy en pantalón corto! Aaahhh, osea que lo que estoy sintiendo poco a poco es eso que llaman frío. Correcto, iba en pantalón corto. Zapatillas de correr y pantalón corto. A haikear. De todos modos, se me volvió a olvidar que estaba en pantalones cortos cuando en mitad de la nada, después de andar dos horas, escondido detrás de una colina… un bar.

IMG_20150627_122501 IMG_20150627_120150

Sí amigos un bar, en el que nos paramos y nos tomamos… una cerveza. Minipunto extra para los suizos. De hecho, esto es bastante normal. Cuando llevas andando un rato, las ganas de tomarte una cerveza fresca aumentan como la espuma (eeehhhh). Y los suizos que no son tontos, en vez de irse a poner un chiringuito en la playa, lo que hacen es ir a poner un chiringuito a mitad de la nada en un monte. Amén por ellos porque aquella cerveza me supo al sudor de Dios.

Es increíble lo magníficamete bien que uno se siente durante unos segundos hasta que recuerda porqué está en este bar. Hora de abandonar el bar kshyyrken (El nombre sonaba como una silla arrastrándose) y seguir subiendo.

Los paisajes iban cambiando, cada vez más impresionantes. Se transformaban totalmente en cuanto superabas un risco: de verde rana Gustavo, a marrón rana Gustavo en el barro, de un horizonte cubierto de nubes, a un Azul casi perfecto. Empezamos a subir y de repente el color que empieza a predominar es el blanco. La nieve que antes se veía lejana empieza ya a sentirse alrededor, los caminos estaban libres de nieve, pero no sabía cuanto tiempo duraría esto. view2Hasta que llegó el momento. La nieve cerró el camino para siempre. -Bueno chicas, (zapatillas) los tiempos del todo o nada han vuelto, si morís, morid con honor.- El frío, que hasta este momento no había sido más que un cosquilleo se sintió de repente como una cuchilla helada que te acaricia la espalda. Es curioso como la escena fue fotografiada por John en ese preciso momento.

-Kevin, ante un desierto blanco que le hablaba de aventuras y tesoros, se dio cuenta de que si no sabes lo que te vas a encontrar, no ir preparado para todo es la única forma de vivir realmente la Aventura.

shara

 Continuará en la parte II.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Bonus Track (Para auténticos):

4 comments

  1. Surfero · July 2, 2015

    Viva el Suurf !!

    Like

  2. Eva · July 3, 2015

    Kevin, estas seguro de que estos chicos son “amigos” tuyos? A lado del chiringuito no habria una tienda de superpantalones para turistas despistados?

    Like

  3. Master Surfer · July 3, 2015

    Viva el puto surf hermanos!

    Liked by 1 person

  4. Anonymous · July 3, 2015

    Viva el Bonus TRACK!!!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s